El canutillo de después

Publicado en Drogas: MWAJAJAJAJA!!!! qué jocoso estoy. el 11 de Julio, 2005, 15:13 por Prime

Bueno, curro de periodista, muchas horas al día, muchos días al mes. Hasta aquí todo bien. No quiero decir que sea un fumeta empedernido, aunque tengo que reconocer que lo he sido, pero trato de controlarme. Aún así, me gusta hacerme un canutillo de vez en cuando. No sé si habrá algo de malo en esto. Bien, como os comentaba, no hace mucho salí de trabajar a las 23,00 horas. Bonita hora si tenemos en cuenta que empecé tempranito por la mañana. Libro en mano y viaje de sopotocientas horas por delante, tuve la suerte de que unos días antes un amigo, al que me encantaría mandar un saluro (hey tunka!), me dejó unos canutillos la mar de ricos. En vista de lo que me quedaba por delante y del pedazo de libro que tenía entre mis manos, me decidí a hacérmelo y, discretamente, procurando no molestar a nadie, me lo fumé tan ricamente. Lo malo es que en el proceso, no me preguntéis como, perdí el mechero. Después de eso, me decidí a ir a la estación del ave rumbo a casa. Una vez llegué al anden del tren, joder que mono, me apetecía horrores fumarme un cigarro. Tengo los pulmones negros y durante el día apenas le había dado al tema del tabaco, así que el mono era impresionante. Por supuesto, le pedí fuego a una chica preciosa que había por ahí antes que a unos vejestorios que miraban a todas partes deseando que alguien les dijese algo para desencadenar una larga berborrea sobre lo que fuese. Nada, la chica, con una sonrisa de oreja a oreja y un impresionante tatuaje que medio enseñaba por la espalda me dijo que no fumaba. Los viejos lo mismo y otro tío (mi última esperanza en el andén) también me dijo que de fumar poco. Así que toco aguantar como un campeón.

Lo preocupante del asunto, fueron los comentarios de los viejos. En los 20 minutos que tardó en llegar el AVE, no pararon de hablar de cómo habían dejado de fumar, de cómo conocían a quienes habían tenido terribles cánceres y cosas peores. Lo peor es que, a pesar de que hablaban entre ellos, se dirigían a mí. Joder, que me dejen fumar en paz. Siempre procuro no molestar... que no me molesten ellos a mí. ¿Qué se creen? ¿que soy gilipollas? ¿que no sé nada de eso? ¿que mi abuelo no murió de cancer de pulmón? Yo no les doy el coñazo a ellos y espero lo mismo. Es una cuestión de respeto.

Por cierto, a todos vosotros que os preguntáis porqué coño fumo, la respuesta es muy sencilla: porque me sale de los cojones. Hasta que sea ilegal, dejadme en paz, y cuando lo sea, lo haré igual que con los porros, a escondidas, procurando que mentes sensibles que de nada me conocen y nada saben de mi se puedan sentir molestas. ¿me juzgais por fumar? Eso no me convierte en mejor o peor persona. Yo también se mentir y ponerme un traje y una corbata (necesarios en algunos de los -despreciables- curros que he tenido) y os digo que me fio menos de un tio que valla de esa guisa a uno que fume. Sea lo que sea.

Un saludo.