Más Orgullo Perdido. La explicación de una pérdida.

Publicado en General el 5 de Agosto, 2005, 13:54 por Prime

Ciudad Real tiene un pasado histórico riquísimo que se muestra al visitante atento en algunos de sus edificios y monumentos más emblemáticos. Sin embargo, los tiempos modernos han pasado una cara factura a toda esta cultura, pues desde los años sesenta, estos monumentos han sido cambiados por otras edificaciones más modernas que roban parte de la historia de Ciudad Real.

Uno de estos elementos desaparecidos fue el Palacio de la Cancillería, que databa del siglo XV, construido bajo el gobierno de los Reyes Católicos y que acogía el ministerio de Cultura. Este emblemático edificio estaba ubicado en la manzana de el parque de El Prado, ocupando aproximadamente un ochenta por ciento de la misma y que tenía en su haber la Escuela de Comercio.

Lo mismo puede decirse de las viviendas de la calle Toledo, de laMata y de la Real, las tres colmadas de edificios civiles de gran riqueza datados entre los siglos XIV y XVII de los cuales tan sólo queda algunos escudos.

De toda esta época, sólo sobrevive en El Prado, el museo López Villa-Señor, construido en el siglo XV. Ya en los años sesenta, López Villaseñor quiso reunir bajo un mismo techo si no toda, gran parte de su obra pictórica que, en aquella época, viajaba a muy diversos países, perdiéndpose en nimerosas ocasiones estas obras para siempre.

Las diferentes salas del museo han sido parobechadas con el fin de que muestren las diferentes etapas del artista. De esta forma, las salas de la planta baja, se albergan las obras de los últimos años del artista, mientras que en la planta alta muestra dibujos y pinturas de gran formato.

La sala quinta, por ejemplo, está destinada a guardar las herramientas del artista.

Otra vivienda de gran importancia cultural es el Carillón, que fue la casa de Álvar y calló en manos del ayuntamiento como donación en el siglo XIX con la condición de que debía pertenecer al ayuntamiento de forma perenne. Sin embargo, este requisito no se ha mantenido.

Sin embargo aún persisten algunas construcciones con un profundo pasado histórico tal como la Catedral de Ciudad Rea, construida en varios plazos tal y como lo atestigua la puerta que da a la calle de los infantes, de corte romántico, que contrasta con el resto de su estructura, de estilo neogótico.

Esta estructura eclesiástica ha sufrido a lo largo de su historia muy diversas e importantes modificaciones. La primera de ellas fue enntre los siglos XIII y XIV, cuando la iglesia de María del Prado se convirtió en iglesia parroquial. Posteriormente, en 1975, su rango aumentó al de Prioral, adaptando su estructura a sus nuevas obligaciones. En 1967 una nueva ampliación hizo que este monumento pasase a ser una basílica y, por último, en 1980, pasó a considerarse catedral.

Esta catedral es el principal monumento exlesiástico de la capital, pero no el único. Así pues, también destacan la iglesia de Santiago, construida entre el siglo XII y el XIII y la de San Pedro, que data entre los siglos XIV y XV.

Sin embargo, pese a los pocos edificios históricos que quedan en Ciudad Real, aún se conservan, si no enteros, sí parte, algunas de sus estructuras más importantes y antiguas, como es el caso de la Puerta del Torreón del alcazar Real Alfonso X, El Sabio, que, aunque sencilla y restaurada, aún muestra algunas curiosidades al visitante, como puede ser las firmas en la roca de los diferentes canteros que traían esa piedra, y que fue construido al poco tiempo de ser construida la ciudad para servir de residencia real.

Al parecer, la pérdida de gran cantidad de casas históricas, se debe a una ley urbanística aprobada hacia los años sesenta por la cual no se permite construir fuera de la ronda, por lo que para poner edificios nuevos es necesario que estos suplanten a los antiguos. De esta forma, lo único que queda de la Ciudad Real original, es el trazado de las calles.

También quedan restos del antiguo cerco de la ciudad, ya que aún sobrevive un trozo de lienzo de la muralla en la carretera de Valdepeñas. Además, ahora, se pretende recuperar el antiguo ayuntamiento con el fin de que estén disponibles sus dependencias para todo el público que las requiera. Al respecto, hay quien piensa que, al reformar este edificio, puedan aparecer gratas sorpresas de caracter arquitectónico dada la antiguedad e importancia de este edificio.

Otro monumento fundamental para la historia de Ciudad Real y su cultua, es la Puerta de Toledo, que data del siglo XIV y fue considerada, en 1915, como monumento nacional, siendo otro pedazo de la muralla que rodeaba antaño la ciudad.

Perteneciente al estilo gótico mudejar, fue testigo de la convivencia entre cristianos, judios y musulmanes, sobreviviendo hasta nuestros días. Esta estructura militar se haya emplazada al final de la calle de Toledo, que es la que, en aquella época, conducía a esta ciudad.